7 PATRONES NEGATIVOS EN EL AMOR Y CÓMO CAMBIARLOS

 

¿Conoces tu patrón en el amor?  ¿Si estás cansada de atraer al mismo tipo de hombres una y otra vez?

Hoy encontrarás hay una explicación y una solución a ese problema. 

 

El patrón en el amor es la forma en que actúas repetidamente de forma inconsciente con tus parejas amorosas. Ese patrón te lleva a elegir hombres iguales una y otra vez, un tipo de hombre que muchas veces NO es lo que tu deseas.

Hoy te voy a compartir mi patrón, algunos tipos de patrones para que identifiques cual es el tuyo y sobre todo, cómo cambiarlo.

Primero, te voy a compartir un poco de mi historia con mi patrón en el amor, que me sirvió para tener una mejor relación porque puede que te veas identificada y te ayude a tener un mejor futuro amoroso.

Para dar un poco de contexto a mi historia, te platico que yo vengo de una familia humilde que ha mejorado económicamente con el esfuerzo de su trabajo. Gracias a ese avance económico, mi papá me inculcó que era bueno buscar la abundancia económica y empecé a buscar inconscientemente a hombres que buscaban la abundancia económica. Muchos de ellos de forma desmedida, pues uno incluso robó y estuvo en la cárcel mientras éramos novios.

Yo intentaba ser una mujer con más “clase”, la típica pueblerina que triunfa en la ciudad, ya que después de terminar la preparatoria, me fui a estudiar a la ciudad de Guadalajara, una de las principales ciudades de México.

Yo buscaba hombres bien parecidos o que por lo menos ellos se sintieran guapos, de piel blanca y delgados. Cosa que nunca lo logré y cuando lo hacía, estos hombres jamás me aceptaban.

En la mayoría de mis relaciones recibí regalos económicamente caros e infidelidad, lo cual me ponía triste y no lograba entender por qué me pasaba eso a mí, ¡A mí que era tan buena! O al menos eso pensaba yo.

 Ellos no me aceptaban totalmente, muchos me querían cambiar, algunos me sacaban dinero o ventaja con favores. Otros me presumían como si yo fuera una muñeca (pues hacía lo posible por mantenerme delgada y arreglarme bonita), pero ninguno se quería comprometer realmente conmigo.

Después de muchas experiencias comprendí que yo estaba atrayendo a ese tipo de hombres porque yo no me aceptaba, quería ser alguien diferente. Quería dinero, ser bonita y reconocida. Que en realidad no tiene nada de malo, el problema estaba en cómo me comportaba y cómo elegía a mis parejas. Ahora me doy cuenta de que ellos tampoco se aceptaban y estaban buscando lo mismo que yo de una manera poco sana. Cabe mencionar que yo no robaba dinero, pero si buscaba que gastaran en mi aun sabiendo que no tenían el dinero suficiente, eso es robar de alguna manera. Pues en la vida TODO se regresa y sobre todo, atraemos al mismo tipo de personas que somos. Pero ¡alto! no sientas que lo que te está pasando es un castigo divino en tu vida, son sólo consecuencias de nuestras elecciones. Alguna vez fui infiel, pero sobre todo a mí, sabiendo que no me respetaban y seguía ahí. Falté al respeto con palabras y obtuve lo mismo. Elegía por lo general chicos malos o con un pasado triste para ser la salvadora, pero no me salvaba a mí misma.
Les platico esto para que se den cuenta que siempre hay una responsabilidad si miramos más allá de nuestros dolor y posición de víctima.

Una vez decepcionada de todo, elegí hacer algo diferente. Algo verdaderamente liberador, SER YO y RELAJARME. Al poco tiempo me casé, ¡y adivinen qué! Con un hombre que parece el CLON de ¡mi PAPÁ!

 

Aquí las fotos de evidencia,

 
El de la derecha es mi esposo y el de la izquierda mi papá ¿verdad que sí tienen un leve parecido?

Mi esposo tiene muchas características de mi papá. Un hombre trabajador que vienen de familia humilde, un proveedor, un hombre con sueños y responsable. ¿Casualidad? ¡Claro que no! Repetí el patrón de mi mamá, pero esta vez, un patrón positivo que me llevó al altar. No es perfecto, pero me hace feliz, que es lo más importante.

“Adquirimos patrones de forma inconsciente. El problema no es tanto que tengas un patrón, si no la incapacidad de verlo y como consecuencia nunca poder salir de él o cambiarlo”

¿Cómo puedes cambiarlo?

Con tres pasos muy sencillos,

1 IDENTIFICA
2 ANALIZA
3 DETERMINA ACCIONES CONCRETAS PARA CAMBIARLO. A continuación, te doy varios ejemplos para que puedas cambiar o mejorar tu patrón.Tal vez tú ya tienes un patrón que te sirve, como el mío. De igual manera puedes mejorar algunas cosas que no te gusten del todo, pues nada es perfecto y todo es mejorable.
 1.-La mujer independiente

Es la mujer que cree que no necesita a ningún hombre, que todos son malos y, por lo tanto, siempre está sola o se relaciona con hombres que siempre la abandonan. Si te identificas con este patrón, pregúntate:

¿Realmente quiero estar sola?

¿Realmente todos los hombres son malos?
¿Existen hombres que si se comprometen y se quedan con sus parejas toda la vida?
¿Considero que merezco un hombre que me apoye en mi vida?

2.- La dócil con el maleducado

La mujer dócil tiene miedo al conflicto y cree que “siendo buena” conseguirá arreglarlo todo. Si te identificas con este patrón, pregúntate:

¿Me creo con derecho a reclamar lo que quiero y necesito del otro?

¿Qué me pasa cuando hay conflicto?
¿Qué me impide luchar por lo que quiero?

Cuanto más aguantas lo que no te gusta, con más derecho se siente el otro para seguir con su “mal” trato.

 3. La salvadora 

La mujer salvadora cree que con su gran amor podrá transformar a cualquier tipo de hombre.

Especialmente, a aquellos que van por mal camino, que son poco fiables o incluso peligrosos. Si te identificas con este patrón, pregúntate:¿Realmente puedo cambiar al otro?

¿Cuánto tiempo llevo intentándolo y cuántos cambios han hecho?

¿Qué pasaría si tuviera una relación en la que no tuviera que estar luchando constantemente para que el otro me vea, me quiera, me entienda?

¿Qué pasaría si me rindo como salvadora y me convierto en la salvadora de mí misma?

 

 4. La cuidadora 

La cuidadora es una mujer que ya tiene como valor o como rasgo de su personalidad la voluntad altruista de ayudar a los demás. Si te identificas con este patrón, pregúntate:

¿Y si la enferma fueras yo y no el otro?

¿Y si mi dificultad fuera precisamente el “no poder parar” de cuidar al otro?

¿Puedo concebir una relación en la que ambos nos cuidemos pero que ninguno depende excesivamente del otro?

 5. La responsable y el desmotivado

Este tipo de rol en la pareja lo llevan a cabo mujeres con cierto éxito personal y profesional.

Ellas asumen sus responsabilidades y también las de sus parejas, ya que éstos parecen no ser capaces de coger las suyas. Si te identificas con este patrón, pregúntate:

¿Puedo soltar las responsabilidades que no son mías?

¿Puedo aceptar que a veces, no siempre consiga lo que quiero?

¿Podría dejar que el otro haga “a su manera” y darlo por bueno?

 

 6. La que espera y el no disponible

Este juego se estructura entre aquellas mujeres que tienen una relación sentimental con un hombre casado y con hijos o que ya tiene otra relación. Si te identificas con este patrón, pregúntate:

¿Cuánto tiempo llevo esperando a que deje a su mujer?

¿Me parece suficiente para desengañarme de que no lo hará o necesito unos cuantos años más?
¿Tengo miedo a tener un hombre que me ame solamente a mí?
 7. Mujer madre – Hombre hijo

Este rol en la pareja lo realizan mujeres que ven al hombre como a un niño al que educar.

Se dedican a lavarle la ropa, hacerle la comida, lavarle sus platos y reprenderle cuando hace algo mal. El hombre por otro lado sigue sintiendo que tiene todos los derechos, pero ninguna responsabilidad, pues éstas son asumidas por su mujer-madre. Al cabo de un tiempo, la mujer se siente insatisfecha y cansada de tener que estar constantemente educando a su hombre, sin embargo, es ella la que mantiene esa relación, continuando con su papel de madre. Si te identificas con este patrón, pregúntate:¿De verdad quiero tener una relación con un niño grande?

¿Qué pasaría si dejara de educarlo y le dejo a él la responsabilidad que como adulto ha de tomar?
 
¿Si no me comportas como su madre, qué alternativas tienes?

¿Existe otro tipo de relación, en la que ambos son adultos y maduros y puedo tenerla?

A continuación te doy un ejemplo del análisis de los tres pasos,

1 IDENTIFICA
Creo que tengo el patrón de la mujer independiente.
2 ANALIZA
Fíjate si tu mamá fue madre soltera y tú también lo eres. Pregúntale a ella que cree de los hombres y compara sus creencias con las tuyas. Si son iguales, cámbialas. Escríbelas en un papel para que las puedas analizar más fácilmente.
3 DETERMINA ACCIONES CONCRETAS PARA CAMBIARLO

Una vez que te des cuenta de que te relacionas con hombres que tienen las mismas características de tu patrón negativos, ¡aléjate! rápidamente y afirma en tu mente: “Atraigo a un maravilloso que desea quedarse conmigo para toda la vida, acepto su apoyo y compañía” “Dejo marchar el patrón del amor de mi madre y de mis ancestros” “Elijo tener un patrón de amor saludable” Puedes cambiar las palabras, buscando que te hagan sentir mejor en esta área.También puedes empezar a actuar de una manera diferente. Si toda la vida has sido exageradamente independiente, cada vez que tengas una cita, pide que vayan por ti a tu casa, deja que paguen la cuenta y deja que te regresen a tu casa. Déjate consentir poco a poco. No tienes que ser tan rígida en tu forma de ser. ¡Relájate y permite que los demás cuiden de ti de vez en cuando!

Existen muchas formas de modificar tu patrón en el amor. En mi programa MUJER EN AMOR te doy muchas herramientas para cambiarlo e incluso, te ayudo a implementar un patrón nuevo en el amor con herramientas de Programación neurolingüística que te traen resultados más rápidos.

Si estás cansada de vivir la misma historia de desamor una y otra vez y DECIDIDA a lograr la relación de pareja que deseas, solicita una sesión sin costo conmigo para escuchar tu caso en particular y explicarte cómo te puedo ayudar. Sólo tienes que llenar un pequeño formulario dando clic en el siguiente link http://bit.ly/mujerenamor

Espero que esta información te ayude a tener un mejor futuro amoroso

Con amor, tu coach Paola Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *